(Hermana Mayor)

Hola,
En esta entrada nos gustaría hablaros de una marca que se ha hecho bastante famosa en los últimos años en España, Mary Kay.

Hace un par de años fui con unas amigas a una reunión de Mary Kay, para conocer los productos y juzgar por mí misma el por qué de este boom. Nunca me había llamado la atención esta marca, pero surgió la oportunidad de ir a una demostración, y allá que fuimos. Pude probar sus productos y valorar por mí misma si tan buenos eran, y si por el contrario era una marca más.

El sistema de venta es como el de Avón, con reuniones que se hacen en casa de una “anfitriona” que lleva a sus amigas, y a cambio se lleva un descuento en su primera compra. La verdad es que como sistema no me convence en absoluto, no creo que una marca de prestigio, o que ofrezca material de calidad, deje la venta y promoción de sus productos en manos de personas que no son profesionales de la estética, ni mucho menos. Alguna habrá que sí lo sea, por supuesto, pero en la mayoría de los casos son personas cuyo único fin es sacarse un sobresueldo vendiendo productos de belleza; pero que no tienen conocimientos de estética, ni de cosmética.
Según tengo entendido, les dan un cursillo de formación donde las instruyen sobre los productos que van a vender, pero nada más.
Personalmente, no dejaría mi piel, sensible, reactiva, grasa y acnéica, en manos de una persona que no se dedica a esto de forma profesional. Es mi opinión.
Aun así, para allá que me fui, dispuesta a dejarme impresionar, aunque bastante escéptica, todo sea dicho.

La chica empezó la demostración diciendo que Mary Kay era una marca de alta gama, pero a precio asequible. La comparó con Chanel y marcas del estilo (a mí Chanel no me gusta nada en cuanto a cosmética, así que no la considero de alta gama ni mucho menos; NADA de lo que he probado me ha ido bien). Tampoco me convenció que estuviera vendiendo esos productos fantásticos y maravillosos cuando ella tenía la piel bastante mal a simple vista, si tan buenos eran, ¿qué pasaba con ella? ¿No los usaba? Su piel no lo reflejaba en absoluto. Ya me pareció demasiado cuando nos ofreció una sesión de automaquillaje, y ella no iba lo que se dice bien maquillada. En el fondo me daba un poco de pena, porque se veía que la chica lo pasaba mal con cada pregunta que le hacíamos, o con cada cara de escepticismo que le ponía cuando nos ofrecía algún producto.

Para empezar, la chica llevaba 4 productos contados (alguno ya terminado, teniendo que estrujar el bote para que saliera algo), que para mi piel grasa, pues la verdad es que no eran lo más adecuado. Nos dijo que no le había llegado el pedido a tiempo, que era muy extraño porque normalmente en 48h se lo servían… Mal empezábamos, ¿para qué conciertas una cita si sabes que no tienes material para hacerla?? Bueno, no pasa nada, seguimos con la demostración…

Se notaba que la chica no tenía conocimientos de cosmética. Yo no paraba de mirarla con cara de circunstancias; porque no es que yo sea una experta, pero controlo un poco de este tema y muchas de las cosas que nos decía eran bastante cuestionables. Sobre todo conozco muy bien mi piel, sé lo que le puedo poner y lo que no, y no me estaba convenciendo nada de lo que estaba contando.
En ningún momento se interesó por el tipo de piel de cada una, a todas nos probó lo mismo, y nos quiso vender lo mismo, eso me pareció fatal; muy poco profesional por su parte. Ni teníamos el mismo tipo de piel, ni la misma edad, ni nuestra piel tenía las mismas necesidades, pero eso le daba igual.

Empezamos con una exfoliante de manos, supongo que para impresionarnos, porque debe ser el producto estrella de la marca. Me dejó las manos suaves, sí, pero… ¿un exfoliante de manos?? No sé, no está entre mis productos de cosmética, ni nunca me ha surgido la necesidad de tener uno.
Nos probó la limpiadora 3 en 1, para mí igual que cualquier leche desmaquillante. Después nos puso una hidratante libre de aceites, un bote morado (perdonad, pero me suscitó tan poco interés lo que me estaba enseñando, que ni me molesté en recordar los nombres de los productos), bueno, a simple vista no estaba mal, pero al cabo de dos horas mi piel rezumaba grasa, un horror.
Y por último un maquillaje, que no era mi tono en absoluto, le dije que era demasiado rosa para mí, pero nada, una vez más, a todas el mismo, salí de allí con la cara rosa.
Nos presentó unos papelitos matificantes para absorber el exceso de grasa, como la gran novedad de la marca… ¿Gran novedad? Llevo utilizando los de Mercadona más de 4 años… Se lo dije y se quedó bastante sorprendida, hasta los saqué del bolso, se los enseñé, y le dije el precio, la mitad que los de Mary Kay…

En general me pareció que la chica iba bastante justa de conocimientos, y viendo cómo tenía ella la piel, no creo que estos productos sean lo que prometen ser. Que no me ofreciera productos ajustados a mis necesidades tampoco me gustó…
No compré nada, porque quería observar la reacción de mi piel al cabo de las horas. La reacción fue que llegué a casa con la cara rosa, brillante (con exceso de grasa), y al día siguiente tenía un brote de acné. Un desastre.

Nos emplazó a un curso de automaquillaje para la semana siguiente. Viendo cómo iba ella maquillada, dudo mucho que fuéramos a aprender nada… Pero quería aprovechar para preguntarle por los productos específicos para pieles grasas, en caso de que ya hubiera recibido el misterioso pedido perdido. Esa cita nunca llegó, pasadas 3 semanas, el pedido de mis amigas no había llegado todavía (supuestamente se servía en 48h). Una de ellas lo canceló, y la otra le tuvo que dar un ultimátum para que se lo llevara en un par de días o lo cancelaba también. Vamos, seriedad ninguna.

Mi opinión de esta marca por supuesto, como ya os podéis imaginar, no es nada buena. Quizá si los productos me los hubiera presentado una profesional que se hubiera preocupado por mis necesidades y no por venderme lo que fuera, y si los productos hubieran sido los adecuados, mi impresión no hubiera sido tan mala. Pero la palabra que definiría mi experiencia con esta marca sin duda sería “decepcionante”. Y desde luego nada que ver con cosmética de alta gama. Puede que tengan un exfoliante de manos excepcional, o que sus productos vayan bien a personas sin problemas específicos en la piel; pero desde luego no a mí.

En resumen, presentación del producto: fatal. Consejera: fatal. Productos: baja calidad.
Valoración: 2/10
¿Lo recomendaría? En absoluto.