(Hermana pequeña)

Hola!
Aprovechando que mi hermana ha explicado el proceso de pulido, voy a hablar de las cutículas, parte imprescindible para dar una buena manicura por finalizada.

Este paso debería realizarse ANTES del pulido para que todas las zonas sean homogéneas en brillo y tacto, incluidas aquellas que quedan libres al retirar las cutículas.
Normalmente se aconseja no cortarlas, sino sólo empujarlas porque es una parte de protección natural para la matriz o raíz de la uña, pero en los casos más extremos (como el mío) no queda más remedio.
Yo, siguiendo el ejemplo de mi hermana mayor, me mordí las uñas desde que mi memoria alcanza hasta los 17, y eso se nota. En cada caso de una manera, a mi no se me han deformado las uñas, pero me crecen las cutículas casi a la misma velocidad que estas. Además, aunque dejé de morderme las uñas, me sigo mordiendo los dedos, y el crecimiento se ve estimulado por la maceración, de manera que una vez a la semana tengo cita con estos 3:

20130813-174538.jpg

1. Empujador metálico con dos extremos. Uno con forma redondeada y otro con forma lisa.
2. Empujador metálico de un solo extremo de superficie más amplia
3. Alicate cortacutículas

Se pueden conseguir en cualquier tienda específica de estética y/o peluquería, no vale cualquiera ya que de todo hay varios modelos, pero tenemos que asegurarnos que los bordes estén bien afilados para no arrancar, sino cortar.
No puedo deciros el precio exactamente de cada uno de estos porque los adquirí con un completísimo maletín de material al comenzar el ciclo medio de estética, que ofertaron en el mismo centro, pero si no recuerdo mal oscilaban entre los 12€ y los 16€.

Estas son mis uñas:

20130813-175123.jpg

Después de empujar las cutículas tienen este aspecto:

20130813-175226.jpg

Para acabar, corto toda la piel sobrante con mucho cuidado de no hacer sangre, aunque es fácil pasarse cortando o empujando y hacer herida, pero se tapona con un algodón yodado y seguimos con el proceso en otros dedos hasta que cese el sangrado.
El resultado queda así:

20130813-175315.jpg

La diferencia es mucha, y se nota aún más después de esmaltar las uñas.
Después de haber terminado es conveniente hidratar la zona con alguna clase de emoliente, ya sea aceite para cutículas, aceite de almendras dulces, o directamente aceite de oliva.
Ha de aplicarse un poco en cada cutícula, masajear y después enjuagar para eliminar el exceso.
De esta manera tendremos unas uñas perfectas!