(Hermana mayor)

Hola a tod@s,

Hoy no tenía planeado publicar nada, pero he estado hace un rato en una tienda de Kiko y he decidido desahogarme…

Estoy harta de las dependientas acosadoras de las tiendas de cosmética!! Ya sean de Kiko, de Sephora, de Beautik, de Druni, de Douglas, de Yves Rocher, de Flormar, y demás…
Estas que no has terminado de entrar por la puerta y ya te están preguntando si te pueden ayudar en algo… por favor, dejadme que entre, eche un vistazo, y si necesito algo ya os lo diré, ¿no creéis?
No, tienen que abalanzarse sobre ti como hienas hambrientas. A mí personalmente me molesta bastante, y hace que me ponga a la defensiva con ellas, y no sería la primera vez que después de que me aborden de semejante forma, me doy media vuelta y salgo de la tienda.

Entiendo que esto sean políticas de empresa, pero una cosa es ofrecer ayuda al cliente cuando este la solicita, y otra cosa es el acoso y derribo al que te someten nada más entrar, cuando todavía ni has entrado, ni has visto tan si quiera lo que tienen. No te dejan echar un vistazo tranquilamente, mirar y toquetear las cosas. A mí me gusta investigar, mirar las cosas con detenimiento, sin tener a una chica detrás agobiándome, invadiendo mi espacio personal, e intentando venderme cualquier cosa. Me siento intimidada e incómoda.
Otra cosa con la que no puedo, es que estas chicas que intentan ayudarte vayan mal maquilladas, o con las uñas comidas o hechas un desastre. ¿Me estás ofreciendo ayuda cuando voy mejor maquillada que tú? ¿A qué es exactamente a lo que me quieres ayudar?

Esto me pasa siempre que entro en una de estas tiendas en concreto, siempre suelo ir a la misma, y a comprar lo mismo (máscara de pestañas), y cuando la “ayudadora” de turno se me acerca y me pregunta si necesito ayuda (cuando ya tengo la máscara en una mano, y el monedero en la otra para pagar y salir corriendo), y al girarme le veo unos ojos pintados en azul pitufo hasta las cejas, con un delineado que parece que se lo haya hecho mientras sufría un ataque de hipo, unos coloretes que parece salida de la corte de Luis XV, y unos labios que te hacen dudar de qué parte de todo el conjunto es la más horrible. Intentando que no se te note que se te van a salir los ojos de las órbitas porque no das crédito a que vaya tan mal maquillada estando en un comercio que vive del cuidado de la imagen personal (si yo tuviera a mis disposición todo el material que tienen ellas en la tienda, iría impoluta, os lo aseguro!!!). Y tú la miras como queriendo decirle “si hay alguien aquí que necesita ayuda, sin duda no soy yo”, pero en lugar de eso le contestas con un amable “no gracias”.
De esta tienda en concreto, sé con seguridad que no son profesionales de la estética, ni del maquillaje, ni de nada que tenga que ver con el sector. Conozco a varias personas que han trabajado en ellas, y no tenían ningún tipo de estudios, ni formación sobre este tema, con lo que intuyo que las que están en la que yo suelo comprar, tampoco (aunque sería mucho peor que lo tuvieran y se maquillaran así!)

En otra ocasión me pasó que en Kiko, al ir a comprar esmaltes de uñas, se me acercó la chica y me dijo que si me podía aconsejar… directamente le miré las manos y le vi las uñas mordidas hasta los nudillos… “no, gracias” dije una vez más.
Y hoy en Kiko, y la culpable de que escriba este post de desahogo, se me acerca cuando estaba mirando los productos para las cejas, y me dice: “te puedo ayudar con las cejas?”. La miro, y por dios!!! En serio me estás ofreciendo ayuda??? Pero tú has visto tus cejas? Has visto las mías? Crees de verdad que estás en disposición de darme consejos!?!?! He salido corriendo.
Puede que parezca un poco presuntuosa diciendo estas cosas, pero me da mucha rabia que alguien que va peor maquillada, o con las uñas/cejas peor que las mías, se acerque a mí en plan profesional para ofrecerme su asesoramiento. Y ya cuando esto mismo se lo dicen a mi hermana… uf! Ella es profesional, y siempre va impecablemente maquillada, le da mil vueltas a las dependientas de estas tiendas… y aun así se atreven a acercarse a ella para ofrecerle sus fantásticos consejos.

¿Por qué no analizan primero a sus clientas antes de acercarse a ellas a decirles nada? Entiendo que para una persona a la que se le vea que necesite ayuda, le digan algo, pero a una a la que claramente se le ve que controla del tema… Sinceramente, creo que hacen el ridículo.
Yo no soy profesional, y evidentemente no creo que sea la que mejor se maquilla del mundo, pero es que yo no me dedico a esto; lo mío es puro hobbie, soy autodidacta, nunca he hecho un cursillo, ni nadie me ha enseñado a nada, leo mucho, e intento aprender todo lo que puedo y mejorar con el tiempo y con la práctica; es algo que me gusta y con lo que disfruto mucho. Por todo esto, no puedo evitar fijarme en las personas que sí trabajan en el mundillo del maquillaje y la estética, y me cabrea la falta de profesionalidad (como en cualquier otro oficio), creo que alguien que se gana la vida (o lo intenta) con esto, debería cuidar un poco más su aspecto si quiere que personas como yo las tomemos en serio, y no salgamos corriendo en dirección contraria cada vez que nos ofrecen su ayuda. Es como si trabajas en una boutique de Chanel y vas vestida con un chándal de los chinos… por poner un ejemplo.
Esto no me ha pasado nunca en MAC, por ejemplo, donde las chicas van siempre impecablemente maquilladas (por lo menos todas las que yo he visto siempre), te quedas mirándolas embobada, que te da hasta vergüenza, pero es que lo hacen tan bien, que te mueres de la envidia y piensas “por estas sí me dejo aconsejar”, y así lo he hecho siempre, muy pocas veces me han aconsejado mal, sinceramente.

Hace unos años fui con unas amigas a Sephora, y el dependiente se ofreció a darnos unos consejos maquillando a una de nosotras con las últimas novedades que les habían llegado. Siempre recordamos aquella tarde como algo cómico, porque no queráis saber cómo salió nuestra amiga de allí. No había por dónde cogerla a la pobre, todas muertas de la risa y ella avergonzada e intentando quitarse con un pañuelo de papel todo lo que aquel le había puesto. Todo ello mientras nos daba clases magistrales de cómo aplicar cada cosa… me pareció un prepotente de órdago, que nos trataba como si no hubiéramos cogido una sombra de ojos en la vida. A mí la situación me pareció bastante triste, la verdad. Que alguien que alardea tanto, se da tanta importancia, y presume de gran profesional; y que haga lo que le hizo a nuestra amiga… A mí me dio vergüenza ajena, en serio. La pobre no se ha vuelto a dejar maquillar nunca más allí.

En fin, que ya me he quedado a gusto. ¿Os ha pasado alguna vez que se os ha acercado una dependienta maquillada en plan payaso a ofreceros ayuda? ¿Soy yo la única paranoica a la que esto le parece una incongruencia y perjudicial para el negocio para el que trabajan? ¿Quién las contrata? ¿Qué tipo de pruebas les hacen para ponerlas al frente de un negocio que vive de la imagen personal?
Uf, voy a respirar hondo y a contar hasta 10…

Volveré pronto más calmada y con otros temas!
Hasta pronto!