(Hermana mayor)
Hola,

Hoy vuelvo a hablar de esmaltes de uñas. Lo cierto es que hoy no vamos a hablar de esmaltes en sí, sino de top coats de secado rápido.

Hace unos meses empecé a utilizar el de Essie, que me gusta muchísimo, porque deja un brillo increíble en las uñas, y hace que me aguanten perfectas una semana (me las quito y siguen perfectas). Lo que me encanta de esto, es que me puedo hacer las uñas por la noche, antes de acostarme, y me levanto sin marcas en las uñas, siguen súper brillantes; eso antes era impensable. Estoy encantada, para mí ha sido un antes y un después en mis manicuras. Estoy muy muy contenta con el de Essie, pero había oído hablar también del de OPI, y como soy una probadora compulsiva de estas cosas, lo compré a ver qué tal iba.

Aquí están ambos productos en sus cajitas:

  

 Para empezar el de OPI es más caro. El Good to Go de Essie, vale unos 12€ dependiendo de dónde lo compres; y el Rapidry de OPI vale unos 25€ (también varía dependiendo de dónde lo compres). Es cierto que el de OPI lleva más cantidad, pero para acabar secándose, para mí, cuanto menos lleve mejor. El de Essie es el segundo bote que tengo, el anterior se me echó a perder cuando todavía le quedaba la mitad, se puso pastoso y no se podía trabajar con él, lo tuve que tirar y comprar uno nuevo. Así que el tema de la cantidad para mí no es atractivo, nunca jamás he conseguido terminar un esmalte de uñas, los tengo que tirar mucho antes porque se endurecen y no se pueden usar.

  
A simple vista trabajan igual y tienen las mismas funciones, peeeeroooo…

El de Essie deja un acabado brillante, sin alteraciones, tipo gel.

El de OPI arrastra el esmalte de abajo y deja la capa de top coat como a mini rayitas, con las marcas del pincel… no queda impecable y homogéneo, como el otro. Lo que no me gusta nada del de OPI es el tema de que se lleva el color del esmalte de abajo, y como podéis ver el producto está bastante rosa (mucho más que el de Essie), de haberlo aplicado sobre esmalte rojo, en un principio era transparente. Y no penséis que lo he usado muchas veces, he usado el Rapidry 3 veces contadas (lo tengo hace muy poco tiempo), y mirad como está (el de Essie lo tengo ya varios meses y lo uso un par de veces por semana). Lo que me daba miedo era usarlo sobre un esmalte clarito y que me dejara una capa rosa al aplicar el top coat. Pero no, lo he probado esta semana, y a pesar de estar bastante rosa, no me ha dejado residuos rosas. Menos mal!
   
 
Ahora que ya los he probado los dos, y he tenido la oportunidad de compararlos, me quedo con el de Essie. Por el precio, por el acabado, por los resultados y por la durabilidad. 

¿Los habéis probado? ¿Cuál os gusta más? Yo después de probar y comparar sigo siendo más de Essie, que de OPI…

Nos vemos pronto!