(Hermana pequeña)

Hola!! como os dije ayer en FB tengo cosas preparadas, pero al final, no tuve tiempo de hacer las fotos para los post, (quiero hacerlas antes de que termine el año!!!) así que os traigo una entrada para la que no necesito fotos, pero creo que igual, a alguien le puede venir bien hoy!

El Domingo por la noche me encontré con que la gran mayoría de mis pinceles estaban sucios y los necesitaba para el Lunes por la mañana, SOS!
Si fuera verano sin problema, pero en invierno y con esta humedad, durante la noche no iban a secarse así que probé cosas nuevas, a grandes remedios… ya se sabe.
Pero la cuestión es que me resultó muy bien.

Para ir más rápido cogí dos vasos, en uno puse agua, y en otro el detergente para máquina en gel que utilizo siempre, de modo que el primer paso de todos los pinceles era meterlo en el vaso con agua y quitarles así todo el «montón» de producto, después en el vaso con detergente y enjuagarlos en mi mano hasta que dejen de soltar color.
Por último es simplemente enjuagarlos bajo el grifo hasta que dejen de soltar espuma/jabón.

Cuando ya los tengo enjuagados yo los pongo sobre varias capas de papel absorbente, del de cocina, para que se les vaya quitando la humedad (y recordad que siempre con el extremo opuesto a los pelos algo elevado, para que el agua no llegue al pegamento que los mantiene unidos, o habréis perdido el pinceles para siempre… :/ es horrible, me ha pasado)

Cuando los tuve todos sobre el papel absorbente, cogí otro trozo de papel y fui quitando la humedad de todos, uno por uno, respetando lo máximo posible la forma de cada pincel, y los fui dejando sobre otro trozo de papel seco.
(Se secaron bien, pero gasté más papel que en mi vida jajaja)

Y cuando terminé ese paso con todos, cogí el secador, con el difusor, aire frío y desde lejos (bastante lejos) y los sequé mínimamente, para ayudarlos un poco a que secaran por sí mismos.
Cuando me acosté estaban húmedos, pero a la mañana siguiente, ya estaban sequitos y listos para usar.
¡Todo un éxito!

Ya os digo es algo que se me ocurrió in extremis, y ante la necesidad, y aunque me funcionó a las mil maravillas, no es algo que vaya a hacer a menudo, y tampoco os recomiendo que lo hagáis, porque el tema del secador no es que sea muy recomendable para los pinceles, aunque sea de la manera que yo lo hice.
Pero a lo mejor alguna tiene una emergencia hoy, y son truquillos que no viene mal compartir!! 🙂