(Hermana mayor) 

Hola a todos!

Hoy os quería enseñar una curiosidad que me ha ocurrido con unos esmaltes de Essie. Hace como un año, me compré el tono “Ballet Slippers”, que es un color porcelana tirando a beige que me gusta mucho para hacer la manicura francesa o simplemente para “dejar descansar” a mis uñas de tonos llamativos. Bien, como lo he usado bastante, estaba ya por algo menos de la mitad y un poco espeso, no se trabaja ya bien con él; así que decidí reponerlo. Me fui a por él, cogí el mismo tono y cuando llegué a casa me encontré con esto:

  
  
 ¿Es el mismo tono? En teoría sí, se llaman igual. El antiguo es mucho más beige, y el nuevo es más rosa, con mucho más blanco.

Al ponerlo sobre la uña la diferencia es mínima, sobre todo porque es un esmalte translúcido que sobre la uña queda prácticamente transparente con una capa y un poco más visible si le das dos, pero no lo suficiente como para apreciar la diferencia de tonalidad.

Los dos me gustan, pero me pareció súper curioso que un mismo esmalte de la misma marca, comprado con un año de diferencia, pueda ser tan diferente.

Nos vemos pronto por aquí! Recordad que estamos por las redes sociales!