(Hermana mayor)

Hola! Vuelvo a estar por aquí para despedir agosto hablando de mi tema favorito: pestañas.

Ya he dicho muchas veces que soy una probadora compulsiva de máscaras de pestañas, y que soy bastante exigente en cuanto a los resultados que espero de ellas.
Hace cosa de un año compré una mini talla de la False Lashes Extreme Black, de MAC. MAC no es una marca que destaque por tener estupendas máscaras de pestañas, pero aun así, quería probar alguna. Como la mini talla valía 10€, me parecía que si no me gustaba tampoco iba a perder tanto (el tamaño normal vale 24€).

Esto es lo que dicen de ella en www.maccosmetics.es:

“Intensa, ligera. Esta innovadora fórmula en mousse consigue unas pestañas que parece tienen extensiones. Satura las pestañas con el negro más oscuro y profundo que puedas imaginar gracias a su aplicador único.”

Está la versión normal, y la Extreme Black, que es la que yo tengo.

image image

La primera impresión que me dio esta máscara no fue buena. Soy consciente de que las dos primeras veces que te pones una máscara de pestañas nueva, el resultado no suele ser muy bueno. El cepillo normalmente no se impregna lo suficiente de producto, y eso se traduce en poco volumen, poco espesor y poca longitud. La vi una máscara muy normalita, sin nada especial (eso sí, me dejaba las pestañas más negras que con ninguna otra que hubiera probado antes). Así que un poco decepcionada, la desterré al neceser que llevo siempre en el bolso, por si alguna vez me surgía la necesidad imperiosa de maquillarme las pestañas fuera de casa (cosa que rara vez ocurre, porque yo salgo de casa siempre con la pestaña puesta).

Dio la casualidad que fue una temporada en la que estaba bastante tiempo fuera de casa, y no me maquillaba. Así que coincidió que necesitaba maquillarme fuera de casa (sólo las pestañas). La estuve usando durante un mes más o menos, y el cambio fue bestial. Pasó de no gustarme mucho, a encantarme, tanto que me compré el tamaño normal.
Es una máscara que no pesa, con lo que las pestañas se quedan hacia arriba, no se bajan, se quedan hiper negras, separadas, larguísimas, me encanta porque no hace grumos, no importa los montones de capas que te quieras poner, no se cae con el paso de las horas, odio lo de llevar trocitos de máscara por el moflete y por la ojera, lo odio!! Y se desmaquilla súper bien con un bifásico (mi querido Biocils se la lleva de una pasada). También me gusta el cepillo, finito y bastante duro, con la punta más fina para llegar a todas partes, que además, como es tan manejable, no mancha el párpado como me pasa a veces con cepillos más gordotes. Me gusta muchísimo, es una de mis favoritas.

img_5191-1

img_5192-1

La vengo usando desde entonces, y siempre da el mismo resultado, alguna vez se me han quedado tan bien que realmente parecía que llevaba pestañas postizas (y han venido a preguntarme “¿son tuyas?”). De verdad que me encanta el resultado, sobre todo que permanecen inalterables todo el día, llego a casa tal cual como salí. No es de esas máscaras que con el paso del día se van cayendo y se quedan hechas un desastre, no, no, no, para nada. Te miras al espejo antes de desmaquillarte por la noche, y piensas “oins, me la tengo que quitar? Con lo monísimas que las llevo?”.

Valoración: 9/10 (no le doy el 10 por el precio)
Ventajas: pestañas muy negras, largas, espesas, no hace grumos, no se quedan apelmazadas, aunque les des muchas capas. Permanece intacta con el paso de las horas.
Inconvenientes: los 24€ que vale. Creo que vale la pena comprar la mini talla por 10€, así también se evita que la grande se acabe secando.
La recomendaría?: totalmente, yo repetiré cuando se me termine. Seguro.

¿Qué os parece esta máscara? Creo que es una buena opción comprar la mini talla para probarla.
Sin duda una de mis favoritas.

Nos leemos!