(Hermana mayor)

Hola a todos!! Bienvenido septiembre y el fresquito, ya era hora!

Hoy vengo a hablaros de pestañas, una vez más.

Tengo una amiga que hace poco ha abierto una franquicia de The Coloured Clap, especialistas en manicura, pedicura y tratamiento de la mirada. Todo lo que una necesita para vivir! Jajaja.

Como sabe de mi pasión por estos temas, me dijo que me pasara un día y probara el lifting de pestañas. Yo fui viendo algunas fotos del antes y el después de este tratamiento, y la verdad es que eran bastante impresionantes.

A principios de septiembre, tuve un día libre, así que allí que me fui dispuesta a ponerme en sus manos.

¿En qué sonsiste el lifting de pestañas?

Pues es una técnica alternativa a la permanente de pestañas. Con la permanente, al usar mini rulos, las pestañas se quedan tan «enroscadas» que se obtiente el resultado contrario al que se busca: potenciar las pestañas y que se vean más. Se quedan tan enrolladas, que se ven pequeñas. Con el lifting, lo que hacen es levantarlas desde la raíz, con una especie de «molde» de silicona, que te ponen sobre el párpado, y que sirve para poner tus pestañas súper estiradas sobre él. El proceso dura unos 15 minutos, y el resultado son unas pestañas como abanicos, levantadas desde la raiz, y que se ven muchísimo. Para potenciar todavía más el resultado, me hizo también un tinte de pestañas, con lo que me las dejó preciosas.

Tengo que decir que en ningún momento me escoció, ni me resultó molesto, ni doloroso. Todo lo contrario, me pareció bastante relajante, casi me duermo! También tengo que decir que tener 100% de confianza en la persona que te lo está haciendo, influye mucho, muchísimo. No sé si en otro sitio hubiese estado tan relajada y confiada, la verdad.

El coste del lifting de pestañas es de 24,90€, y la permanente son otros 9,90€.

Los resultados son inmediatos, y duran aproximadamente un mes y medio, dependiendo de la calidad de la pestaña de cada una. Yo lo llevo hace dos semanas y lo llevo tal cual, todavía no han empezado a bajarse.

Aquí os dejo unas fotos del resultado con un pelín de máscara de pestañas. Ahora con un poquito basta, y he dicho adiós al rizador durante un tiempo. Eso para mí es un ahorro de tiempo significativo por las mañanas, que pierdo muchísimo tiempo en dejarme unas pestañas perfectas. Ahora llego antes al trabajo! jajajaja.


¿Qué os parece el resultado? Yo estoy segura de que en un par de meses volveré a hacérmelo, me ha encantado!!

Para las que os interese, y seais de Valencia, The Coloured Clap está en pleno centro, en la c/ Cerrajeros nº4, cerquita de la Plaza del Ayuntamiento.

Ahora que hemos vuelto a rutina, nos veremos por aquí más a menudo que este verano. Tenemos muchas cosas nuevas que enseñaros!

Hasta la próxima!!