Hola! ¿¿A que por el título de este post parece que esté diciendo una tontería??? Pues para nada, y en seguida vais a saber por qué.

Hace algún tiempo, subimos un post donde os hablábamos del aceite de argán, y de sus bondades para la piel y el pelo, lo tenéis aquí: 

Aceite de Argán

Pues bien, hace más o menos un mes, decidí probar el aceite de argán como prebase de maquillaje. Y estaréis pensando, “pero qué dices, loca? Un aceite como prebase para una piel grasa??”. Pues sí, como la desesperación lleva a cometer locuras, yo me lancé a la piscina con esto, y decidí probar qué tal iba. Si es cierto que este aceite es sebo regulador, y equilibrante de la piel y el pelo, no podía hacerme daño, o por lo menos esa era mi teoría. 

Me lo puse un sábado por la mañana, de estos que no tienes intención de maquillarte. Con la cara limpia, recién salida de la ducha, y después de aplicar el tónico. No me puse hidratante después para no saturar la piel, supuse que con el aceite, que ya es hidratante de por sí, sería suficiente.

Cuál fue mi sorpresa, que al mirarme al espejo unas 6 horas después, no tenía ni un solo brillo en la piel, estaba mate, como si me la acabara de lavar… Os prometo que no me lo podía creer, creo que nunca me había pasado nada igual. He probado todos los trucos habidos y por haber para mantener el brillo a raya, y nunca había conseguido un resultado similar. Ni prebases, ni afinadores de poros, ni sprays para sellar el maquillaje…

Como aluciné tanto con el resultado, al día siguiente decidí volver a probarlo, pero aplicando mi hidratante encima. Era domingo y tampoco me maquillé. El resultado fue el mismo, piel mate, hidratada y perfecta todo el día.

Ese lunes, decidí probarlo, pero utilizando maquillaje, a ver qué tal iba. Lo probé aplicando encima del aceite, y de la hidratante, la base de maquillaje Infalible de L’Oreal. Lo mismo, el maquillaje me duró intacto hasta que llegué a casa 12 horas después de haber salido. MUY FUERTE. En la vida me había pasado esto!! Menudo descubrimiento, y a qué precio!!! El aceite de argán es muy barato, y cunde muchísimo. Así que creo que voy a tener truquito para muuuuuucho tiempo. 

Supongo que os estaréis preguntando, si no se me queda la cara grasienta después de aplicarme el aceite. Pues lo cierto es que no, y si un día veo que se me queda más de lo normal, me paso un trocito de papel higiénico a toquecitos por toda la cara, presionando un poco, para que este absorba el exceso. Una vez absorbido, aplico mi hidratante de forma normal. 

¿Cómo lo aplico? Pongo 3 gotitas contadas en los dedos, y froto para calentarlo un poco, ya sabéis que hay que hacerlo para que el producto penetre mejor en la piel, masajeo durante unos segundos, hasta que la piel se lo ha bebido del todo, y listo! Espero un pelín y aplico mi hidratante.

También lo he probado con la base Studio Fix Fluid de MAC, y el resultado es el mismo, inmejorable. Piel mate, y maquillaje perfecto todo el día, algo impensable en mi hasta ahora. No sé qué voy a hacer con todos los polvos matificantes que me compré hace nada, porque lo cierto es que ya no los uso… 

En fin, que estoy súper contenta y feliz con mi descubrimiento, y que si tenéis mi mismo problema de piel grasa, lo probéis porque merece la pena. No perdéis nada. A mí no me ha salido ni un granito, ayuda a eliminar las manchitas de la piel, hidrata, y a la vez que me lo pongo en la cara, me hidrata las manos, que no me viene nada mal tampoco. Además, no es fotosensible, es decir, no hace que te salgan machas en la piel si te expones al sol, como ocurre con otros aceites. Aunque ya sabéis, que llegadas estas fechas, mejor empezar a utilizar un protector solar en la cara, más vale prevenir…

Lo dicho, que estoy súper contenta.

Nos vemos pronto, y recordad que estamos en redes sociales (Facebook, Twitter e Instagram).