Hola a tod@s! 

Por fin está aquí el post de los polvos de Laura Mercier!!!

Llevaba detrás de ellos muchísimo tiempo, años!! 

Polvos sueltos Translucent Loose Setting Powder, de Laura Mercier.

Supongo que no hay nadie en el mundo del maquillaje, que no conozca estos polvos. Son súper famosos por ser “los mejores” para sellar el maquillaje, y mantener la piel mate durante todo el día.


Yo llevo muchísimos años utilizando los Blot de MAC, que me encantan, y hasta la fecha, me parecen los mejores para sellar, fijar y matificar el maquillaje. Pero ahora vamos a centrarnos en los de Laura Mercier, y ya haremos la comparativa con los Blot en otro post (lo tengo ya preparadito…) 

Para empezar, tengo que decir que el único sitio donde los he encontrado en España, ha sido en la web de Douglas. Esta marca no la venden físicamente en ningún sitio de España, que yo sepa. Hace años sí que había una perfumería en Valencia donde tenían Laura Mercier, pero la cerraron cuando llegó la crisis (allá por 2010).

Me gusta comprar en Douglas, porque siempre tengo algún descuento, y la verdad es que ahorro dinero. Lo que no me gusta, es que trabajan con Correos Express, y los paquetes tardan vida y media en llegar. Por poner un ejemplo real, haces el pedido un jueves por la mañana, y te llega el miércoles por la tarde de la semana siguiente… WTF!!?!?!

Pero si la mayoría de las tiendas online entregan el pedido en 24h!!! Esto a mí me desespera, la verdad. Sobre todo, porque los señores de Correos te envían un mensaje diciéndote que ”en breve” te harán entrega de tu pedido de Douglas… ¿Vosotras qué entendéis de ese mensaje, si lo recibís un lunes por la mañana? Pues lo lógico sería pensar que al día siguiente te harán la entrega, no? O incluso siendo muy optimistas, que te lo llevan esa tarde… PUES NO! Te lo entregan dos días después!! Y yo mientras histérica perdida, y manteniendo a alguien en casa ininterrumpidamente, para poder recibir el paquete. ¿Por qué hacen eso? ¿No son capaces de concretar un día de entrega??? Ya no digo que te digan la franja horaria en la que pasarán por tu casa, como hace Seur, que me parece una pasada; pero vamos, con decir qué día lo van a entregar y no “en breve”, creo que más de un@ se lo agradeceríamos! 

Dejando al margen mi descontento con el servicio de Correos, sigo hablando de los polvos. 

El primer día que los probé, utilicé un tónico que normalmente no uso, y que parece que no le va muy bien a mi piel grasa. Además de eso, apliqué los polvos con la Beauty Blender.

Resultado?: a las 4 horas ya tenía la piel llena de brillos. A las 7 horas no lo pude soportar más y tuve que matificar con papeles. Desde que estoy usando la Day Wear Matte, esto no había pasado. Es decir, me duraba la piel impecable toda la jornada de trabajo. Es más, llegaba a casa por la tarde/noche, y seguía llevando la cara impecable. El primer día de uso de los polvos, esto no fue así.

No sé si la culpa fue del tónico de Guerlain, fue de haberlos aplicado con la Beauty Blender, o fueron los polvos en sí. No lo sé. 

El segundo día. Utilicé mi rutina de tratamiento habitual, y esta vez apliqué los polvos con borla; además, utilicé más cantidad que el día anterior en las zonas más conflictivas: frente y nariz.

El resultado general me gustó más que el día anterior. Se veía la piel más unificada, y más bonita.

He de decir, que estos polvos no dejan en la piel efecto “empolvado”, es muy raro, pero se funden en seguida y no parece que te hayas puesto polvos. Todo lo contrario, dejan un efecto jugoso. Tienen un acabado súper natural, y eso no sé si me gusta o no, porque yo soy de esas pocas a las que le gusta una piel con aspecto empolvado, me encanta el efecto, lo siento (será porque al tener la piel tan grasa, me dura un microsegundo así). También llevan algo de brillito. He notado, que si me miro de muy cerca, en la piel se ven pequeños destellos. Son muy pocos, pero los tiene. Eso, definitivamente, no me gusta.

El tono de estos polvos es muy amarillento, y muy claro. Nunca había tenido unos polvos tan amarillos. Pero al aplicarlos sobre la piel, no dejan color alguno. Sí que se nota al aplicarlo, que blanquean un poco, pero ese efecto dura 3 segundos, desaparece en seguida. 

No se oxidan, ni cambian de color.

La aplicación me resulta bastante incómoda. El botecito tiene una tapa con agujeros para dejar salir la cantidad deseada de polvo, como si fuera un salero. ¿Cuál es el problema de esto? Que sale súper poca cantidad y me paso dos horas para ponérmelos. O hago los agujeros más grandes, o me muero de desesperación. Algo que hay que hacer con esa tapa! 

En los días sucesivos, he seguido utilizando los polvos, cambiando la forma de aplicación, las bases de maquillaje, las cremas de tratamiento, etc. Y he de decir, que hay días que me aguantan bien, y días que me aguantan mal. No es algo constante. 

Llevo aproximadamente un mes y medio utilizándolos a diario, y bueno, o me he acostumbrado a ellos, o ya los voy dominando. 

  • Ya no me cuesta tanto sacarlos del botecito, saco medio kilo desde el principio y ya está. Si sobra, los vuelvo a meter.
  • Aplico una cantidad bastante generosa y utilizo la Beauty Blender.
  • Los brillos me aguantan medianamente bien. Pero no he notado una diferencia reseñable en comparación con lo que usaba hasta ahora. 

En definitiva, mi opinión sobre estos polvos, después de las tan altas expectativas que tenía con ellos, ha sido muy neutra. Ni buena, ni mala:

No os voy a decir que son los mejores polvos para sellar y mantener el maquillaje mate que he probado en mi vida, porque no me parecen mejores que los Blot; pero tampoco son malos. Por eso, sólo os puedo decir, que es otra opción, ni mejor, ni peor. 

  • Aguantan bien los brillos. Pero tengo que retocar durante la mañana con papeles.
  • La aplicación no es práctica. Sale muy poco producto, lo que hace que te pases dos horas dándole golpecitos al bote para que salga una cantidad ridícula.
  • No dejan acabado mate empolvado. Dejan acabado mate jugoso.
  • Tienen una especie de shimmer, que aunque es muy sutil, a mí no me gusta. 

Seguiré utilizándolos, por supuesto, porque después de tanto tiempo y lo que me ha costado conseguirlos, sería un delito dejarlos en un cajón. A ver si encuentro la manera de conseguir que eviten que me salgan brillos. No sé si el problema es que aplico demasiado poco producto. Iré incrementando la cantidad cada día, hasta salir de casa con la cara empanada como un San Jacobo… 

Próxima objetivo: polvos matificantes de RCMA. A por ellos!!!

Os iré contando!