Hola!

Pues eso, que estoy un poco harta… de qué? Pues de muchas cosas, la verdad, pero en este post en particular, os voy a contar lo que nos ha pasado con varias marcas de cosmética en el último año. 

Hace ya unos meses, como en primavera más o menos, varias marcas se pusieron en contacto con nosotras para decirnos que nos habían visto por Instagram, y que encajábamos en el perfil que buscaban para dar a conocer algunos de sus productos en las redes sociales. Nos pidieron datos personales, dirección para enviarnos productos, detalles sobre las necesidades de nuestra piel, hábitos cosméticos, etc. 

Bien, nosotras encantadas, nos gusta probar cosas nuevas, y dar nuestra opinión, y si ello no supone un perjuicio para nuestro bolsillo, pues mejor que mejor. Porque ya sabéis que TODOS los productos de los que hablamos, los compramos con nuestro dinero, nadie nos los regala, ni nadie nos paga por dar una opinión buena o mala sobre ellos. De momento no nos patrocina, ni nos financia nadie, en el momento en el que eso cambie (si es que llega a suceder), lo diremos abiertamente. 

A todas estas marcas les contestamos explicándoles nuestra forma de proceder. Nosotras lo que hacemos es probar los productos durante un tiempo prudencial, para después poder dar nuestra opinión SINCERA y HONESTA. Es decir, si un producto no nos gusta, no vamos a decir que sí por el simple hecho de que la marca nos lo haya enviado gratis. Lo siento, pero nosotras no funcionamos así, sé que hay quien sí lo hace, porque la pela es la pela, pero nosotras no vamos a engañar a nadie; no estamos aquí para eso. Creemos que no es positivo ni para nosotras, ni para la marca.

Parece que esta respuesta no gusta a ciertas empresas, que lo que esperan es que publiques una foto maravillosa en Instagram, con uno de sus productos en la mano, proclamando a los cuatro vientos lo estupendo que es, y que hagas una review genial en tu web. Lo haré si realmente me lo parece, pero si me parece una porquería, también lo voy a decir. Eso es así.

Nosotras vamos con la verdad por delante, tanto en la manera de dirigirnos a las marcas, como en la opinión que luego transmitimos a todas las personas que nos siguen. 

Me parece muy respetable que estas marcas quieran a alguien que les haga sólo buena publicidad, al fin y al cabo, lo que quieren es ganar dinero y clientes.

Pero también me parece que las marcas deberían actuar de una forma un poco más profesional y honesta. Da una sensación bastante mala, que te envíen un mensaje privado por Instagram pidiéndote una dirección de correo, cuando en la cabecera de nuestro perfil está esa información. A nosotras nos dejan claro que ni se han molestado en mirarlo, y da una primera impresión pésima. Y aunque es un desliz que pasamos por alto, porque es algo que le puede pasar a cualquiera con las prisas, eso ya nos tenía que haber hecho sospechar que lo único que iban a hacer era marearnos para nada. 

Ni qué decir tiene, que nuestros correos nunca recibieron respuesta, y que de estas marcas nunca jamás se supo. Por supuesto, no nos han enviado nada, ni nosotras hemos probado ninguno de sus productos de manera gratuita. Me parece muy poco educado, y muy poco profesional por su parte esta forma de actuar. Ya que nosotras nos hemos tomado nuestro tiempo en contestar una serie de correos, y que han sido ellos quienes han venido a nosotras, qué menos que cerrar la conversación con un “OK, lo hemos reconsiderado y no estamos interesados en la colaboración. Gracias”. El motivo me da igual, pero por lo menos que den la cara.

Con esta actitud, no es que se me quiten las ganas de colaborar con ellos, sino que se me quitan las ganas de probar ninguno de sus productos. 

Sé que actuando así nos estamos cerrando muchas puertas. Que estamos perdiendo la oportunidad de crecer en este mundo. Pero no queremos hacernos un hueco en esto a base de mentir a la gente.

Creemos que hay otras formas de hacerlo, y en ello estamos!! 

Espero no haberos aburrido mucho, pero necesitaba desahogarme!! 

Nos leemos pronto, y espero que con algo más alegre!

Ciao!