Hola!

Hoy sólo voy a enseñaros uno de mis esmaltes favoritos: Bahama Mama, de Essie (número 044).

Lo vi hace un par de años por Instagram, y me enamoré inmediatamente de él. Lo estuve buscando por muchos sitios, sin suerte. Hasta que finalmente lo encontré y me lo compré.

Me encanta el color, y no sabría describirlo con precisión, es morado-berengena… pf! No sé, más vale que os ponga una foto y lo podáis ver por vosotr@s mism@s.

Ya lo llevo unos días, con lo que ha perdido un poco de brillo

Es un color, para mí, ponible en cualquier época del año, pero sobre todo me encanta en invierno. En este aspecto me parece casi igual de versátil que el granate, que pega con todo.

Junto con el Bordeaux, es mi esmalte de Essie favorito.

La primera vez lo compré en El Corte Inglés, por unos 12€ (me pilló de pardilla, y lo quería tener a cualquier precio. A fecha de hoy, lo tienen por 14’25€, lo acabo de mirar). Ahora que lo acabo de reponer, después de dos años, lo he comprado en Maquillalia por 6,95€ (menos el 15% por una promoción que tenían).

Los esmaltes de Essie me gustan mucho, tanto por su calidad y durabilidad, como por su gama de colores. Tienen cualquier color que te puedas imaginar.

Si uso el “First Base”, y el top coat “Good to Go”, también de Essie, la manicura me puede durar intacta unos 8-10 días, que es cuando la cambio, porque la uña me crece y se nota mucho en el nacimiento. Y SI, toco el agua, SI uso las manos en mi vida, me paso el día tecleando; y NO, no tengo a nadie que me haga las cosas de casa. Lo digo, porque cuando digo lo que me dura el esmalte, todo el mundo me hace el siguiente comentario: “¿es que tú no haces nada en casa o qué? ¿No friegas, no limpias??”. Pues oigan, sí, por desgracia no tengo la economía para contratar a nadie que me haga todo eso, así que lo hago yo, pero con guantes! Además, creo que un buen esmalte, bien aplicado, con su base y su top coat, no tiene por qué durar 3 días, como todo el mundo me dice que le dura. Creo que eso es lo extraño y no lo mío, ¿no os parece?

Bueno, no os aburro más, y me despido ya hasta la próxima entrada del blog. No sé si seguir con el tema de las uñas, o cambiar de tercio…

Nos leemos!!!