Como ya dije en IG, tengo sentimientos encontrados con este labial, por una parte el color me encanta y queda totalmente opaco en el labio, pero lo que no me gusta es el acabado empolvado y además, no me resulta nada cómodo ni agradable llevarlo, es como si me hubiera maquillado los labios con sombra de ojos.


El aplicador es una esponja gruesa, Cushion, nada preciso y como yo no uso perfiladores, porque los odio es un poco complicado que queden perfectos.
Dura bastante, aún comiendo y es cómodo de llevar salvo por la sensación empolvada.

Valían 4’50€ y los dos colores metalizados son bonitos, pero los mate no me gustaron nada.
Aunque la verdad es que a este tampoco le estoy dando nada de uso aún no me planteo regalarlo…