Lo que primero me llama la atención es el olor que tiene, no es malo, pero a mi no me gusta nada, PERO NADA!

Tenía muchísimas ganas de probar estar marca, porque he oído y leído maravillas y me ha decepcionado muchísimo!

El color no me gusta nada, me hace parecer enferma y aunque me recuerda mucho al Craving de MAC, aunque puestos no tienen nada que ver y sospecho que el de Jordana va a terminar en manos amigas.

Vale 2,29€ y dura bastante poco, no soporta comidas ni bebidas, la barra es dura y cuesta maquillarse con él.
No sé… no me ha gustado nada y menos mal que no me compré más de uno.
Creo que ha sido la gran decepción de los últimos tiempos.