Hola,

Hace mucho que no hablo de esmaltes o de tratamientos para las uñas, así que, ¡allá vamos!

Voy a hablar del esmalte Let it Shine, de Essie. Es un Top Coat transparente, y su función es dar un extra de brillo a las uñas. Yo lo compré por error. Porque su envase es exactamente igual que el del Good to Go, que es un Top Coat transparente de secado rápido que hace que mi vida sea mejor, jajajaja. Me di cuenta cuando llegué a casa y lo miré con detenimiento, esto es lo que pasa cuando compras con prisa y no te fijas en lo que coges.

El mismo packaging que el Good To Go

Lo utilicé, y oh-dios-mío! Sí, las uñas se quedan súper brillantes y súper preciosas, pero tarda una eternidad en secarse. Lo que quiere decir, que me las destrocé, porque estoy acostumbrada a hacer “vida normal” 5 minutos después de haber utilizado el Good to Go, que las seca muy rápido, y no pensé en que con este no sería igual.

Ayer le di una segunda oportunidad, y nada. Me hice la manicura sobre las 20.00h, me metí en la cama pasadas las 00.00h, y esta mañana me he levantado con todas las sábanas marcadas. Eso no me había pasado jamás desde que uso el Good to Go, y eso que siempre me acuesto con las uñas casi “recién pintadas”.

Mis sábanas marcadas en la mayoría de mis uñas... 😒Y aquí también...

Hoy me daré una capa del Good to Go, para quitar los cuadraditos que se me han quedado estampados, e intentar salvar la manicura, y no tener que rehacérmela desde cero. A ver si lo consigo, porque las marcas son bastante profundas.

Creo que sobra decir, que no lo recomiendo en absoluto, ¿no? Me sigo quedando con el Good to Go, que me deja las uñas secas y perfectas en unos 5 minutos. No tengo que esperar una eternidad a que se sequen, sin ir con miedo de estropeármelas en cuanto toque algo.

Me costó 10,95€ en Druni, es decir, tiré esa cantidad a la basura. Una pena, pero me ha servido para fijarme más en lo que cojo!

Nos leemos pronto! 👋🏻