Hola!

Hoy vengo a enseñaros una de las últimas máscaras de pestañas que he estado probando, es la Extra Sculpt Volume Mascara, de Kiko Cosmetics.

No me suelen gustar los productos de esta marca, pero me decidí a probarla por la recomendación de una chica a la que seguimos en Instagram (@mire_makeup), a la que le hacía unos pestañones de infarto. Total, por 8.90€ tampoco tenía mucho que perder.

                           

La compré y desde entonces no la he usado mucho (porque tengo unas 7 máscaras abiertas, y las voy turnando). La he usado sobre todo para hacer fotos de maquillajes, donde quiero que las pestañas se vean lo máximo posible, pero sin importarme mucho el acabado.

¿Por qué? Pues porque tiene un aplicador grandote, y que coge mucho producto, por lo que a mí no me deja unas pestañas separadas y definidas (que es lo que me gusta), sino que deja unas pestañas con mucho volumen, muy impactantes.

No es que deje las pestañas mal, en absoluto, las deja bastante bien, sólo que el cepillo no las peina, y se quedan cada una mirando para un sitio diferente. Y eso no me gusta. Me gustan las pestañas definidas, peinaditas, todas ordenadas, no me gusta que se crucen entre ellas, o que cada una se quede mirando para un lado. Y así es como se me quedan con esta máscara.

Si quiero que se queden peinaditas, en forma de abanico, y mirando todas para el mismo lado, tengo que trabajarla mucho y durante bastante tiempo. Tiempo que por las mañanas no suelo tener.

También he descubierto que si aplico una antes, que «discipline» las pestañas, como puede ser la Sexy Pulp de Yves Rocher, que las deja súper peinaditas, y después aplico esta encima, el resultado es increíble, unas pestañas preciosas, gigantes, y sobre todo, fáciles de desmaquillar.

Así que es cuestión de gustos, como todo en esta vida. Deja pestañón, pero hay que trabajárselo un poquito.

De todas formas, seguiré utilizándola hasta que se vaya gastando y deje de salir tanto producto, a ver si así el resultado se asemeja más a lo que a mí me gusta. También es verdad, que según la “vas conociendo” te va resultando más fácil de trabajar. Es cierto que ahora me cuesta menos tiempo y trabajo, que se me queden las pestañas como a mí me gustan, pero me sigue costando más que con otras máscaras.

En su favor tengo que decir, que es una máscara que admite retoques, si quieres dar más énfasis a las pestañas, la puedes re-aplicar una vez esté seca, y aunque hayan pasado las horas. Entonces sí que deja súper pestañón hasta las cejas! jajaja.

No es una máscara de estas que se van cayendo en la ojera con el paso de las horas, aguanta bastante bien en ese aspecto. También mantiene intacta la curvatura, no se caen, y no pesa (súper importante).

Os dejo unas cuantas fotografías de cómo se quedan las pestañas con un par de capas de esta máscara. Son fotos de dos días diferentes, en las primeras queda el acabado que no me gusta. El de cada pestaña a su rollo.

©The Sisters of Beauty. Prohibida su reproducción para fines comerciales.

©The Sisters of Beauty. Prohibida su reproducción para fines comerciales.

 

Y en la segunda, el acabado más trabajado donde se ven las pestañas como a mí me gustan.

©The Sisters of Beauty. Prohibida su reproducción para fines comerciales.

Lo dicho, deja pestañón.

Por cierto, a pesar de que en la web pone que vale 8,90€, y que también lo pone en el stand, al llegar a la caja me cobraron 8,95€. Que no es que 5 céntimos vayan a ninguna parte, pero me llamó la atención que me cobraran más de lo que pone en todas partes. Tampoco me quise parar a preguntar.

Y mientras vayan sacando máscaras nuevas, yo seguiré probándolas para enseñároslas!

Recordad que subimos todas nuestras fotos a Instagram, y que también estamos en Facebook y Twitter.

Ciao!