Hola a todos,

Hoy vengo a hablaros de algo a lo que le tenía muchas ganas… la nueva máscara de pestañas de Benefit, anunciada a bombo y platillo, tanto por la propia marca, como por Sephora: Badgal BANG!

Por si no os acordáis de la mega campaña de lanzamiento que se hizo para esta máscara, os la recuerdo brevemente.

Mini Badgal Bang.

Formato «mini» que en Sephora se vende por 14€. A mí me parece carísimo!

Sephora envió esta máscara a todas las bloggers conocidas, para que la probaran sin decirles qué máscara era, ni de qué marca, para que dieran su opinión sin que se sintieran condicionadas.

Curiosamente, a todas las que yo vi, les gustó bastante, o por lo menos eso dijeron. Así que tenía bastantes ganas de probarla.

Aprovechando las últimas ventas privadas de Sephora, me la cogí, pero en el tamaño mini, porque no estaba yo muy segura de que me fuera a gustar. Últimamente estoy bastante escocida con estas cosas, se dedican a darle una publicidad exagerada a productos que, en mi modesta opinión, no lo merecen; y me da bastante rabia.

A lo que vamos.

Sólo la he probado un par de veces, y no sé si esa será toda mi relación con esta máscara. Os cuento:

El cepillo es de silicona, y no es rígido del todo, se flexiona según vas aplicando el producto. Como veis, es como un cono muy finito, que va de más ancho, a más estrecho hasta el extremo. Las púas, cerdas, pelitos, como queráis llamarlo, son muy cortos, con lo que no cogen bien las pestañas para poder trabajarlas de la manera más individual posible.

Cepillo flexible.

El cepillo es blandito y no ofrece resistencia contra las pestañas. Si las tienes peleonas como yo, ni se enteran de que les estás pasando nada…

Para empezar, el primer contacto con la pestaña no me ha gustado nada. El producto es muy líquido, y al aplicarlo deja todas las pestañas pegadas, como mojadas (como cuando te acabas de lavar la cara y se te quedan llenas de agua, tal cual), nada definidas. Además, pesa, me noto que las pestañas me pesan!! Y para terminar de rematarlo, se quedan tiesas como un palo, nada flexibles, como si al tocarlas se fueran a romper… Horror total.

Mancha que da gusto.

Viendo lo que mancha solo al tocarlo, os podéis hacer una idea de la cantidad de producto que sale, y lo líquido que es…

Lo primero que se me ha pasado por la mente cuando me la he puesto, ha sido “pero qué demonios es esto!??!?!”

Como es tan tan tan líquida, para evitar males mayores, dejé secar un poco la primera capa antes de aplicar la segunda, y el efecto fue el mismo, pestañas agrupadas, nada definidas, con volumen, sí, pero no es el tipo de pestaña que a mí me gusta llevar. Si nos soléis leer, ya sabréis que a mí me gustan las pestañas separadas y definidas, y eso es todo lo contrario a lo que se consigue con esta máscara. Prefiero el efecto de tener 100 pestañas separadas, que de tener 5 muy gruesas, que es el efecto que deja esta máscara.

No sé si esto se arreglará con el tiempo, conforme la máscara se vaya secando, y el producto no salga en tanta cantidad, ni tan líquido, porque desde luego, tal y como sale ahora mismo, el resultado no me gusta lo más mínimo. Me da la sensación de haber tirado el dinero a la basura, tal y como me pasó con la Troublemaker de Urban Decay, con la Perversion también de Urban Decay, y con la Roller Lash de Benefit. Todas me han parecido malísimas y no las volvería a utilizar ni aunque me las regalaran, sobre todo la última, buf! Y desde luego, me parece una aberración el precio que tienen, para los resultados que ofrecen. Pero vamos, que como siempre, esto es sólo mi opinión, y yo para las máscaras soy muy exigente, sobre todo si valen el dineral que valen estas que os acabo de mencionar. Cualquier máscara de Yves Rocher me parece infinitamente mejor que estas 3, por menos de la mitad de precio.

Os aseguro que puesta con prisas, no se queda así, ni de broma!!

©The Sisters of Beauty. Prohibida su reproducción para fines comerciales. Resultado después de trabajarla durante bastaaaaaante rato, e ir quitando el exceso de producto con un gupillón limpio, para evitar que se queden todas apelmazadas.

Conclusión:

Para mí ha sido un fiasco total, no me ha gustado nada. Ofrece volumen a cuenta de sacrificar la definición, y (para mí) lo “bonito” de una pestaña.

Sé que hay personas a las que les gusta este efecto de “pestaña visible”, bien porque no tienen mucha cantidad, o porque no las tienen muy gruesas, o porque no las tienen muy largas. Pero yo que tengo todo eso, lo que quiero es una pestaña estéticamente bonita, una máscara que potencie todo eso, no que lo eche a perder. Así que esta máscara no es para mí, en absoluto, no responde a mis necesidades.

Además, se desmaquilla fatal!!! Es igual de horrorosa para desmaquillar que la They’re Real! Por dios, señores de Benefit, ¿¡¿¡no pueden hacer máscaras que no cuesten la vida de quitar?!?!

En fin, que una máscara más para meter en el cajón de los desastres, o para utilizar sólo para hacer fotos, aunque con lo mal que se desmaquilla, no sé si me vale la pena… Se la terminaré dando a mi hermana, como he hecho con todas las demás. Ea!

Pues nada, hasta aquí mi súper review de la nueva y fabulosa máscara de Benefit. Creo que es la última vez que invierto mi dinero en estas máscaras. Creo que me voy a centrar en las que sé que me funcionan, y no ir tirándolo como si me sobrara. ¿No os parece?

Recordad que estamos en las redes sociales, y que colgamos todas nuestras fotos en Instagram.

Nos vemos!!!