Si nos seguís por Instagram sabréis que junto a Gema hice una excursión a Primark hace unos meses para arrasar con todo lo que pudiera y probarlo, por la ciencia, ya sabéis, pero para nuestra decepción estaba todo pelado!!

Qué rabia me dio!
Solo me compré el pincel, la base y el líquido limpiador de pinceles.
Ciertamente no tenía ninguna esperanza de que la base fuera a valer para nada y pensaba que estaba tirando 6€, pero me ha sorprendido gratamente!

En lo que no acerté esta vez fue el tono, cogí el Nude Beig, porque a través del cristal (sí, otra vez cristal) grueso parecía bastante mi tono, error!
Es demasiado claro para mi hasta para invierno, así que cada vez que quiero usarla la tengo que oscurecer, que es un poco rollo la verdad, porque siempre voy con prisas.

Tiene gotero, que no va ni la mitad de las veces, así que no es demasiado práctico.
En la zona de la rosca llevaba ya cuando la compré (pero no lo vi) un golpetazo y no cierra bien del todo…

Tiene un poco de perfume, pero ni es intenso, ni pesado, tiene SPF 30 que está muy bien para los que vivimos en zonas de sol eterno, así que minipunto y punto para Primark!

Durante el día me aguanta bien, no me saca brillos y no me parchea.
Aguanta y tapa más y mejor que la photofocus, pero aún así ni la recomiendo ni la volveré a comprar teniendo la HD de Catrice por 0’90€ más que me gusta infinitamente más…