Hola!!!

Bienvenido agosto!!! Ya queda un poco menos para mis vacaciones…

Como podéis ver, yo sigo probando máscaras de pestañas compulsivamente, no tengo remedio. Y aunque tengo mis fijas, esas que nunca faltan en mi neceser, me gusta seguir probando por si algún día me encuentro con la mejor máscara del mundo.

Como novedad, os voy a hablar de algo de la marca NYX, que no es muy usual en mí, porque lo cierto es que es una marca que no me llama nada la atención. Es más, cuando entro en la tienda, ni si quiera me paro en los expositores a ver qué tienen, porque no me llama nada la atención. Siempre entro, pero le doy la vuelta a paso ligero y vuelvo a salir. ¿Esto sólo me pasa a mí?

Entre eso, y que siempre está llenísima de gente, y medio a oscuras, es una tienda en la que procuro no pasar demasiado tiempo.

En estos momentos, el único producto que tengo de NYX, es el Epic Ink Liner; que lo adoro y espero que no dejen de fabricarlo nunca. Pero eso es todo, no tengo nada más.

La que os voy a enseñar hoy la tengo desde hace bastante tiempo, y no es ni de lejos “la mejor máscara del mundo”, de hecho, desde que la tengo, la habré utilizado unas 3 veces, porque cada vez que la uso me gusta menos. Os cuento:

Worth the Hype, de Nyx Cosmetics.

Os dejo lo que la propia marca dice de este producto:

“Confía en nosotros: si lo que buscas son unas pestañas más oscuras, más tupidas y con una belleza explosiva durante todo el día, Worth the Hype Volumizing & Lengthening Mascara es lo que estabas buscando. Fácil de aplicar, cómoda de llevar: esta fórmula modulable hace realmente lo que promete, consiguiendo que la frase «merece la pena» recobre todo su sentido. Además, incluye un cepillo de punta cónica para extender, modular y alargar hasta las pestañas más pequeñas del ángulo interno del ojo.”

(www.nyxcosmetics.es)

Precio: 8,90€.

Yo la compré porque la veía por todas partes en Instagram, y como no me parece que las máscaras de pestañas de NYX estén del todo mal (la Doll Eye Volume me gusta muchísimo), pues me decidí a probarla.

Me pasó lo mismo que con la BadGal Bang de Benefit, que desde el minuto uno me pareció un horror.

Os cuento lo que opino de esta máscara:

  • No curva nada las pestañas. Es más, las rizo, y en cuanto aplico la máscara se bajan completamente. Es como si la máscara pesara dos toneladas y las pestañas no fueran capaces de soportarlo. No me suele pasar con casi ninguna máscara.
  • No alarga nada de nada, a mí me deja un aspecto bastante natural, y cuando me pongo máscara me gusta que se note. Así que eso no me gusta.
  • Apelmaza muchísimo las pestañas. No es que deje grumos, es que no las separa en absoluto, no sé si es por el cepillo, por la fórmula, o por qué demonios, pero entre que me las deja rectas, y todas pegadas, el efecto es todo lo contrario a lo que yo busco en una máscara de pestañas.

Como podéis ver en la foto, el resultado no es nada espectacular. Si habéis visto más fotos de mis pestañas maquilladas, veréis que esta no es ni de lejos, una máscara con la que se me queden bonitas. Las tengo infinitamente mejores. En estos momentos, esta máscara ya está en manos de mi hermana, que haga lo que quiera con ella, porque yo desde luego, no pienso darle más oportunidades.

¿Habéis probado esta máscara? Qué os ha parecido? Cuando pusimos la foto en Instagram, nos dejasteis comentarios bastante positivos sobre ella. Entre ellos, que para todos los días estaba bien…

No sé, para mí no da la talla.

Valoración: 2/10

Ventajas: se desmaquilla con facilidad.

Inconvenientes: no hace nada de lo que yo busco en una máscara de pestañas (volumen, curvatura, longitud, separación…).

La recomendaría?: en absoluto, no me ha gustado nada.

Y nada más, hasta aquí hemos llegado hoy.

Nos leemos en el siguiente post!

Ciao!!!