Hola a tod@s!

 

Hace mucho que no me paso por aquí, pero es que últimamente no tengo tiempo de escribir.

Tengo muchas cosas de las que hablar, pero vamos a ir por partes. Hoy nos vamos a centrar en la base de maquillaje que sacó a la venta DIOR hace ya unos meses.

Todo el mundo hablaba súper bien de ella, así que yo, después de verme muchas reviews en Youtube, y estudiarme muchas opiniones de gente con mi tipo de piel (grasa), decidí comprarla.

 

La compré en Sephora aprovechando un descuento de 6€ que me habían mandado por mi cumpleaños, así que la base (que vale casi 41€), se me quedó en unos 35€. No está mal, pero me sigue pareciendo caro para una base de maquillaje. También es verdad que lleva más cantidad que el resto de bases que tengo, en lugar de llevar 30ml, lleva 50ml, lo que hace justificable el incremento de precio.

Esta base promete un acabado natural, luminoso, modulable, con una cobertura desde media hasta completa, resistente al agua, y al sudor. Se puede aplicar tanto en el rostro, como en el cuerpo.

Está disponible en 40 tonos, el mío es el 2WO Warm Olive, el más amarillo de todos. Por si os sirve la comparación, soy un NC20 de MAC. La textura es bastante líquida, y para mi gusto, no tiene muy buen olor.

 

¿Qué os puedo decir de esta base?

La llevo probando dos meses, más o menos, y os puedo asegurar que recién puesta, es de las bases de maquillaje que más me han gustado de todas las que he probado.

Deja la piel preciosa. 

Esta base tiene la “virtud” de fundirse con la piel en el momento en el que la aplicas, no parece que vayas maquillada, no deja efecto máscara, ni artificial. A mí a veces me cuesta saber dónde la he aplicado y dónde no por eso mismo, porque queda tan natural, que lo único que ves es tu piel mejorada, sin defectos.

En ese aspecto me gusta mucho, porque como os digo, el efecto es el de una piel perfecta. Yo sólo aplico una capa, y con brocha (con esponja queda todavía más natural, y no me tapa nada de nada, además de que me deja un acabado más jugoso que con la brocha). Esta base no me cubre imperfecciones, manchas, ni granitos. Los difumina un poco, pero se siguen viendo. No sé cuál es el resultado aplicando una segunda, o tercera capa, porque ni lo he hecho, ni tengo intención de hacerlo. Para el día a día, no veo necesario tal cantidad de maquillaje.

Ya sabéis que a mí no me gustan las bases muy cubrientes, ni enterrar la piel debajo de un montón de producto. Me gusta que se vean las pecas, y todo lo que hay, para bien, o para mal (por eso me esfuerzo en cuidar mi piel, para que no haya nada que “esconder”). Siempre digo que lo que intento al aplicar base de maquillaje, es resaltar y potenciar lo bonito de la piel, no taparla.

 

¿Qué es lo malo de esta base?

Pues lo de siempre… que me salen muchos brillos.

Sí, mi gozo en un pozo. El aspecto precioso e impoluto que le da esta base a mi piel, me dura más o menos dos horas. Pasado este tiempo, los brillos se empiezan a apoderar de mi cara, y la convierten en un desastre que nada tiene que ver con el resultado inicial.

Incluso pasado este tiempo, noto como la base se me oxida un pelín, tornándose más oscura y anaranjada. Entre el efecto más oscuro, y los brillos, el resultado es horrible.

Es una pena, porque era una base que prometía, tenía muchas esperanzas puestas en ella. Las reseñas que había visto y leído de gente con piel mixta/grasa eran buenas, todas decían que aguantaba los brillos bastante bien, pero debe ser que no tienen la piel tan grasa como la mía; porque ya os digo que a mí no me funciona bien en este aspecto.

He probado a sellarla con diferentes polvos matificantes, y todos en mayor o menor medida, me han dado el mismo resultado.

He probado desde los de RCMA que llevo tiempo usando, pasando por los BLOT de MAC, y terminando por los Peach Perfect de Too Faced. Estos últimos son los que mejor me han ido con esta base, los que más tiempo la han mantenido libre de brillos. Pero llegada la media tarde, ninguno ha sido capaz de mantenerlos a raya.

 

Conclusión final:

Esta base me ha gustado mucho por el resultado inicial, por cómo deja la piel en un primer momento. Si sólo necesitas estar perfecta durante un par de horas, es la base ideal.

Pero si tienes la piel grasa, y quieres una base que te aguante bien todo el día, con esta no lo vas a conseguir. A no ser que quieras estar retocándote para quitarte los brillos cada dos o tres horas.

Tampoco la recomiendo si lo que estás buscando es una base de alta cobertura. Ya que, aunque digan que es modulable, y que te puedes poner hasta tres capas para lograr una cobertura total, YO eso lo veo una barbaridad y un despilfarro de producto. Prefiero una base que tenga más cobertura, y de la que con usar una pequeña cantidad, obtenga el resultado deseado. Pero eso es mi opinión, y lo que a mí me gusta; ya sabéis que es algo muy personal.

Cuando se me termine, no creo que la reponga. Tengo bases que me dejan la piel con aspecto similar, y que me aguantan los brillos muchísimo mejor.

 

¿Vosotras la habéis utilizado? ¿Qué opinión tenéis de esta base? Contadnos!

Espero no estar tanto tiempo sin dar señales de vida, pero por si acaso, recordad que estamos en RRSS y que subimos todas nuestras fotos a Instagram.

Ciao!!