Hola!!

 

Hoy vamos con uno de mis temas favoritos:máscaras de pestañas.

En este caso vamos a hablar de una de las últimas que me he comprado, y con la que tengo cierta relación amor/odio. Es la Legendary Lashes, de Charlotte Tilbury.

La compré hace un par de meses porque se la vi a una chica en Instagram, y me gustó cómo le quedaba. Le hacía pestañón.

La máscara no es precisamente barata, vale32,55€ en Sephora, pero bueno, teniendo en cuenta de la marca que es, y que las máscaras son de mis productos favoritos, supuse que valdría la pena la inversión.

 

Mi primera impresión no fue buena.

Sale muchísima cantidad de producto, el cepillo apenas se ve, sólo ves el producto amontonado encima, y claro, si eso te lo aplicas así tal cual en la pestaña, el desastre que montas es monumental…

Las dos primeras veces, tuve que quitar bastante cantidad de producto del cepillo, y además una vez aplicado en las pestañas, quitar el sobrante con un gupillón limpio.

Demasiado trabajo me estaba dando esta máscara.

Tengo que decir, que después de dedicarle un cuarto de hora de mi vida, conseguí que se quedaran bastante bien, pero no tengo tanto tiempo por las mañanas como para estar perdiéndolo de esa manera.

 

Con los usos, ha empezado a salir menos producto y se hace más fácil aplicarla y trabajarla. Es una máscara que si le dedicas tiempo, y la trabajas despacio se queda muy bonita (si no tienes cuidado, es muy propensa a dejar las pestañas apelmazadas, y eso es algo que odio). Hace unos pestañones increíbles, pero lo dicho, no es una máscara para aplicar deprisa por las mañanas.

Yo siempre me pongo dos capas. Sin esperar a que la primera esté seca del todo, pero tampoco aplico la segunda inmediatamente después, espero un poquito.

Ya sabéis que hay máscaras en las que la segunda capa se aplica mejor una vez está seca la primera, y máscaras con las que ocurre todo lo contrario. Esta está en un término medio.

Os dejo una foto de cómo queda esta máscara puesta en mí. Después de dedicarle tiempo, y trabajarla tranquilamente hasta conseguir que las pestañas se queden como a mí me gustan. No creáis que se quedan así dedicándoles 20 segundos, ¡en absoluto!

Conclusión: la máscara me gusta en cuanto a resultado, pero requiere de demasiado trabajo por mi parte.

Creo que es una máscara que hay que tener para momentos puntuales en los que quieras lucir unas pestañas bonitas, pero para los que dispongas de tiempo.

No me parece una máscara para utilizar todos los días.

Se desmaquilla bastante bien con un desmaquillador bifásico, lo que me parece un punto a su favor.

¿Qué os parece esta máscara? ¿La habéis probado? ¿Creéis que vale los 32,55€ que cuesta?

Contadnos!

 

Me despido ya. Recordad que estamos en RRSS y que colgamos todas nuestras fotos en Instagram.

Nos leemos pronto!!

Ciao!